MALENA PICHOT: EL HUMOR QUE EMPODERA A LAS MUJERES

Malena Pichot: el humor que empodera a las mujeres

El humor satírico ha sido un instrumento de denuncia desde que el mundo es mundo. La argentina Malena Pichot se sirve de él para denunciar el machismo imperante en nuestra sociedad, a través de situaciones límite que nos provocan una carcajada liberadora de conciencias

Sara Sánchez-Molina


«Mucha gente está convencida de que las mujeres nos definimos exclusivamente a través de la mirada del hombre». Así comienza el sketch de Cualca, Piropos, programa argentino del que Malena Pichot fue coguionista y actriz, junto con Charo López, Julián Kartun, Julián Lucero y Julián Doregger. Esta humorista argentina lleva casi una década despertando conciencias con su humor feminista. Un humor de tintes satíricos, ácido, directo a donde más duele. Porque, ¿cuántos hombres aún piensan que a las mujeres nos gusta que nos lancen piropos completos desconocidos? Quien siga pensando que nos agrada tan deleznable práctica y no sea capaz de darse cuenta de cómo se siente una mujer ante tal situación, sólo tiene que ver el vídeo. Quizás entonces entienda que, como poco, nos molesta.

Además, las situaciones que Malena satiriza muestran como determinados comportamientos machistas se perpetúan en nuestras sociedades occidentales, y de qué manera nuestra generación se ve influenciada por estos roles. Podemos decir que nuestra generación está en una posición privilegiada con respecto a la de nuestras madres y abuelas. Las mujeres hemos accedido a la educación a todos los niveles y aparentemente vivimos en una sociedad más igualitaria en algunos aspectos. Sin embargo, aún queda mucho por hacer y reivindicar. Vivimos en sociedades de imperante estructura patriarcal, y por ello caemos una y otra vez en los roles que el patriarcado nos ha asignado y en el que hemos sido inconscientemente educadas. La publicidad es una de las grandes culpables y Malena lo sabe bien, pues la denuncia del sexismo imperante en los anuncios publicitarios es un leimotiv frecuente en sus vídeos. En su vídeo Boludas que menstrúan, Malena entrevista a varias mujeres que hablan sobre su menstruación. En él se ríe de los clichés que se repiten una y otra vez en los anuncios de compresas y tampones, en los que a menudo la menstruación se trata como un tema tabú: ¿por qué los publicistas usan un liquidito azul en los anuncios? ¿Por qué se preguntan «a qué huelen las nubes? ¿Por qué todo es de color rosa? En este sketch, las protagonistas se ríen de esos eufemismos y del concepto de mujer que presentan esos anuncios, donde a la menstruación se le suele llamar «esos días» y palabras como vagina y sangre están prohibidas. Debe ser que está feo que una señorita hable de estas cosas. En el sketch Malena se ríe de todos estos clichés, para acabar preguntándose «¿somos todas las mujeres boludas o sólo en la publicidad?»

Una parte importante de la educación que se nos inculca a las mujeres desde pequeñas concierne a nuestra seguridad. Debemos ser cautas y estar siempre alerta por si alguien nos roba, nos viola o nos molesta por el simple hecho de ser mujeres e ir solas por la calle. De esta situación también se sirven los chicos de Cualca para crear humor. Así, en el sketch de Cualca Insecurity Girls vemos a unas hermanas que viven literalmente encerradas en casa por el miedo, inculcado por su madre, a todo lo que ocurre en el exterior. Si salen serán atracadas o violadas. Viven alienadas por la televisión. Viven a través de la televisión, enamoradas de Robertiti, el presentador de un programa musical en el que participarán con su grupo de rock. Pero, ¿qué pasa cuando ganan el concurso? Su madre les advierte: «¿Para qué quieren ir a la televisión?, ¿para que las vean y las secuestren y las violen?» Así son los guiones de Cualca, cargados con la más dura de las invectivas. Y es éste el humor que nos ayuda a tomar conciencia de que es en la educación recibida donde se perpetúan los valores patriarcales, donde más vale una mujer asustada que una mujer libre y valiente.

En Cualca también se critican los valores en los que se nos educa a hombres y mujeres. Muchas veces nuestros padres muestran actitudes completamente diferentes hacia sus hijos e hijas. Así, es una práctica común que los padres permitan a sus hijos llegar más tarde que a sus hijas o que se preocupen por la manera de vestir de estas, pero no así de la de ellos. En el sketch TvxValores se lleva esta situación al extremo. Unos padres prohibiendo a su hija madura y responsable salir, mientras celebran el comportamiento de su hijo, que es un irresponsable, un malcriado y un maltratador. La denuncia es evidente. El trato condescendiente con el varón perpetúa el sistema patriarcal, donde la mujer debe mantener siempre una actitud correcta y sumisa, pero el hombre puede hacer cualquier cosa sin ser responsable de ello.

Nuestra generación también ha crecido viendo las películas de Disney y, como bien dicen en un capítulo de Por ahora: «Disney nos cagó la vida». ¿Cuántas mujeres sueñan con ser princesas? ¿Cuántas veces hemos oído a nuestras amigas hablar del príncipe azul? Ese hombre que nos salvará de todos nuestros males y nos traerá la felicidad suprema. Este tema también sirve como punto de partida para los sketches de Cualca, como es el caso de Reinas, donde se critican los concursos de belleza y la perpetuación del papel de la mujer-florero. También es un tema recurrente en le serie Por ahora, donde la protagonista, Norma, trabaja en una agencia de publicidad en la que los anuncios muestran a mujeres que se transforman en princesas tras usar productos de belleza o limpieza y donde ideas innovadoras y feministas no tienen cabida. Porque, como bien afirma su jefa, «La mayoría de las mujeres sueñan con ser princesas».

Son muchos los temas que forman parte del universo Malena Pichot. No sólo cuestiona el papel de la mujer en la sociedad actual, también trata otros temas como la corrupción política, los derechos de la comunidad LGTB, la televisión basura, la prensa sensacionalista y la educación. Os prometo que os vais a reír y que os veréis reflejados en miles de situaciones. Situaciones en las que caemos una y otra vez tanto hombres como mujeres: comentarios y actitudes machistas de los que no somos conscientes, fruto de nuestra educación en una sociedad patriarcal. El humor satírico ha sido una poderosa arma de denuncia desde que el mundo es mundo. Malena lo sabe bien y hace uso de ella. Por eso os invito a visitar su canal de Youtube o su cuenta de Twitter. No os perdáis Cualca, Por ahora o Mundillo. Tampoco dejéis de ver su primer trabajo, La loca de mierda —apodo que le dio su exnovio―. Quizás una vez más el humor sea la llave que abra las puertas del cambio hacia una sociedad feminista. Riámonos de nuestros comportamientos mal aprendidos y liberémonos de ellos.

Leave a Comment