CONDONES CONTRA LA HUMANIDAD

Condones contra la humanidad

Aniram Nypmap


 «En este día de la Tierra practica sexo seguro, y puede que incluso ayudes a salvar el mundo»

Jeffrey Hollander

Quién recuerda aún a la osa Caramellita, aquella osa pirenaica acompañada de sus oseznos que correteaban alegres buscando bellotas en pleno enero. Cuando debían estar reposando esa grasa acumulada con ahínco en una cueva, el sueño de cualquier persona tras las rebosantes Navidades. El atípico invierno vivido este 2016 ha provocado ciertas excentricidades en la naturaleza, y es que ser tan mainstream ya no se lleva. Así, los almendros florecieron con antelación, y la alterada sangre primaveral está ya hirviendo en los sapos granadinos, quienes, coquetos, han iniciado el ritual del amor con amplexos, puestas de huevos y demás costumbres reproductivas. Ante estos fenómenos que se derivan de un progresivo cambio en el clima y temperaturas de nuestra Pachamama, cabe preguntarse si las consecuencias de las anormalidades de este año son cosa nuestra (deforestación, gases invernadero, bla, bla) o es cosa de El Niño (caprichoso y puntual). Si bien dice el refrán «Año de nieves, año de bienes», temo que este 2016 no augura buena cosa.

Y es que, mientras los osos padecen insomnio, los sapos andan con las hormonas revueltas y los almendros desorientados, somos ya, en este preciso instante, 7 424 686 015 personas en este mundo, según el Country Meters. Siete mil millones y medio casi son muchas personas y suponen más del doble que hace cincuenta años. ¿Hay lugar para todos en esta Tierra finita en espacio, en alimento, en agua potable y en humanidad también? Nos enfrentamos a un alarmante crecimiento que amenaza con convertirse en un «Madrid Arena» a lo bestia. El ritmo de crecimiento poblacional sumado al incremento de la obesidad conseguirá, a este paso, que se invierta la gravedad en el sistema solar y el inicio de una nueva era geocentrista que hará gemir de placer a Ptolomeo. A este paso, chocaremos más michelines que palmas, y no habrá alfiler que quepa entre nosotros. La superpoblación y el cambio que generamos también afecta a otras especies, y así, según los biólogos presenciamos silenciosamente nada menos que la sexta extinción masiva de especies animales.

Por este motivo, considero oportuno rendir homenaje a algunas de esas especies que ya sólo disfrutaremos en fotografía o disecadas en un museo de Ciencias Naturales. Al rinoceronte negro (diceros bicornis), gran labia y mejor perisodáctilo; al delfín baiji (lipotes vexillifer), la nariz imbatible de agua dulce; y a nuestro amado bucardo (capra pyrenaica pyrenaica): no nos daremos por vencidos hasta haberos recuperado. In Memorian, JDM: «Sus cuerpos ya no están, pero su espíritu (y su material genético) sí; no descansaremos hasta la clonación».

defin

Existen múltiples maneras de abordar la cuestión de cómo imponernos a esta superpoblación, de cómo ir contra la humanidad. He aquí la argucia creada por el Center for Biological Diversity para poner este tema en boca de todos, o mejor dicho… en otras partes: los Endangered Species Condoms, condones para prevenir la extinción de especies. Son condones repartidos gratuitamente por voluntarios que presentan flagrantes, hermosos y coloridos diseños con animales en peligro de extinción y con consejos personalizados que rezan así: «When you feel tender, think about the hellbender» (‘Cuando te sientas tierno, piensa en la salamandra [acuática]’), «Wrap with care, save the polar bear» (‘Envuelve con cuidado, salva al oso polar’), «Fumblig in the dark? Think of the monarch» (‘¿Tanteando en la oscuridad?, piensa en la mariposa monarca’), «Before it gets any hotter, remember de sea otter» (‘Antes de que se ponga caliente, recuerda a la nutria marina’) o «Don’t go bare, panthers are rare» (‘No vayas desnudo/descubierto, las panteras son escasas’).


 

endangered species condoms Design by Lori Lieber. Artwork by Roger Peet. © 2012. All rights reserved. Reproduction or redistribution of images must be accompanied by acknowledgement of the designer and artist.
*

 

El sexo seguro, la superpoblación y el cambio climático guardan una extraña relación entre sí. Muchas mujeres, unos doscientos veintidós millones aproximadamente, no desean quedarse embarazadas, pero no logran acceder a mecanismos de planificación familiar. Este simple hecho, que puede parecer poco trascendental, mejoraría notablemente las cuotas de emisión de gases CO2. La disminución del crecimiento de la población puede reducir un treinta por ciento las emisiones y cumplir quizá, por una maldita vez, alguna pequeña cosa del protocolo de Kyoto. No crean que propongo el exterminio de ninguna clase, no vayan a pensar que Hitler, bajo ese bigote pseudohipsteriano, escondiera a un activista de Greenpeace en potencia, ni considero sus métodos de exterminio visionarios. Lo que pretendo es acentuar el hecho de que las personas somos fuente de mucha contaminación a través de nuestra manera de vida, tan consumidora e insostenible.


 

endangered species condoms Design by Lori Lieber. Artwork by Roger Peet. © 2012. All rights reserved. Reproduction or redistribution of images must be accompanied by acknowledgement of the designer and artist.
*

 

Resulta contradictorio este crecimiento de población cuando, en estos tiempos que corren, tener una pirámide poblacional regresiva ostenta cierto caché. Esta inversión de la población no es causa de una concienciación sobre la biodiversidad, la superpoblación o el cambio climático, supone un indicador indirecto del desarrollo económico. Contrariando esta supuesta «conciencia», muchos países no buscan reducir su prole, al contrario, cochinos ellos, tratan de incentivar la procreación. En Europa la falta de futura población activa preocupa bastante. La generación del baby boom está ya a las puertas de la jubilación; la manera en que el sistema va a asimilar este incremento de pensionistas es un misterio a la altura de Cuarto Milenio. Nunca tanto amor hizo tanto daño. Si bien en momentos pasados ha hecho posible periodos de bonanza, su retiro de la vida activa provoca sudores fríos. Consecuencia de lo anterior son las políticas pronatalistas impuestas en la actualidad por los gobiernos.


 

2015HornedLizard800
*

 

Paradójicamente, aparecen niños ahogados en nuestras costas mientras los gobiernos se afanan en aumentar la natalidad del país, porque es bien sabido: «muy español, mucho español». ¿Tiene acaso sentido que haya personas «muriéndose» por entrar a Europa mientras tratamos de aumentar su población? Estas medidas contradictorias nos tienen que hacer reflexionar. Así, por ejemplo,  convendría saber que estos insomnes osos pardos, que corretean alegres por los Pirineos y nos hacen henchir el pecho de orgullo ibérico, son, en realidad, osos procedentes de Estonia con el fin de repoblar nuestra cordillera.

El resultado de todo: un pez que se muerde la cola en medio del desierto, un sistema insostenible que nos afectará a todos, humanos y no humanos. No me sorprendería encontrarme un día de éstos, en los vagones del metro, a la osa Caramellita pidiendo comida para su oseznos, expulsados de su hábitat natural y obligados al éxodo rural. Podemos evitar esta masacre mundial de una manera muy sencilla. La clave para salvar el mundo: los preservativos. Nunca fue tan fácil ser un superhéroe y salvaguardar el planeta. La solución está en nuestras… ¿manos? ¿O en nuestras partes?

 

 

* Endangered Species Condoms. Design by Lori Lieber. Artwork by Roger Peet. © 2012. All rights reserved. Reproduction or redistribution of images must be accompanied by acknowledgement of the designer and artist.

 

Leave a Comment